Volver a dibujar, 20 años después…

El año pasado por segunda vez he fallado el Inktober. En medio de problemas familiares, burnout profesional y saturación de trabajo y actividades, tuve que detener el proceso a la mitad.

Pero ahora que ha pasado toda la tormenta y me encuentro un poco más tranquilo, recuerdo que lo disfruté demasiado. Incluso estuve omitiendo prioridades para darme tiempo de dibujar al menos por una hora a la semana. Fue muy gratificante.

A mi hijo le gustó mucho este dibujo

Y entonces me puse a pensar, ¿por qué dibujaba antes? Qué lo hacía tan interesante que ahora nada más no encuentro la misma motivación, y hasta a veces siento que ya no hay creatividad en mi para hacerlo.

Entonces me encuentro con joyas de trabajos y tutoriales y referencias, que me vuelven a levantar la motivación.

Tratando de organizarme

Como siempre trato de llevar un registro de las cosas que hago o planeo hacer. Para ello hice un trello con el historial de dibujos hechos y por hacer que planeo desde el primeri Inktober que intenté. Tratando de motivarme del pasado, veo que no le he dedicado el tiempo que quisiera.

Mientras veo otros profesionales organizando sus comisiones y entregas de dibujos en otros trello’s.

 

Scroll to Top